.

Alfonso Guerra,

  • La tercera planta

    pedro_sanchez_ascensor

    Cerró la puerta del balcón minutos antes de dar las 10 de la noche. Hacía calor, mucho calor. A pesar de haberle golpeado el aire en la cara, de su rostro pletórico manaban gotas de sudor como no se habían deslizado en otra etapa de su vida cuando hacía deporte.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Más información