.

piernas,

  • La había visto más veces pero quedé prendado de ella con aquellas fotos en las que decía “cómeme”, con el pelo revuelto y la boca entreabierta, enseñándome sus piernas; yo acudí presto a dejarme trenzar en sus brazos y permití que anudara con sus sugerentes pies el cabo que me ataría a ella durante años. Cuando me acerqué a besarla, noté que su lengua se desenrollaba como la de los lagartos de la serie “V”. La empujé aterrado y me saqué rápidamente de la lengua la papeleta del PP; Mariano Rajoy la nombraría vicepresidenta del Gobierno a por representar tan artísticamente el ADN del partido: las apariencias engañan y la realidad no es como la pintan. 

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Más información