Rouco Varela,

  • En la época  en la que Gila preguntaba “¿Está el enemigo?” con el ridículo casco camuflado con  ramas, tenía a su lado en la trinchera sentados a la mesa a la flor y nata de la sociedad caciquil: el cura, el maestro, el alcalde y el general. Caían a su alrededor chistes “de racimo” que evidenciaban que la guerra, como el “Soberano”, era cosa de hombres. Pedro Morenés todavía no estaba en el Gobierno.

  • De pequeños nos han enseñado que los “brotes verdes” de las plantas se producen en primavera, lucen espléndidas en verano  y mudan de hoja en otoño pero el cambio climático altera esos ciclos, y el cambio social también. Este verano es la prueba de que el árbol de raíces vigorosas que veía el gobierno del PP no está tan nutrido como a Mariano Rajoy le hubiera gustado, debido principalmente al tipo de abono utilizado: el miedo. El miedo es un factor extraño que tiene la mala costumbre de cambiar de bando de vez en cuando y que sirve para que la gente actúe según un designio u otro. Yo no conozco a nadie que no haya pasado miedo de pequeño y ahora España dicen que está en muy mal momento. No importa lo que diga Mariano Rajoy, con sus “raíces vigorosas”;  fuera de aquí,  la cosa está clara y el otoño viene caliente.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Más información