.

Soraya Sáenz de Santamaría,

  • Últimamente desayunamos con imágenes escandalosas para los tiempos que corren. No me refiero a las portadas de los periódicos en las que aparecen señores en metro con calcetines rojos a juego con la bufanda o fotografías a saldos bancarios de miembros de Podemos; hablo de ministros que se jactan de hacer su trabajo impecablemente, como el señor Cristóbal Montoro. Cristóbal Montoro, consciente de que iba a ocupar una cartera “peculiar” por sus connotaciones fiscales, juró el cargo y se comprometió a hacer lo que estuviera en su mano para que todo aquel señalado hiciese frente a sus obligaciones con Hacienda. Para no sobrecargar a los técnicos de la Administración recaudatoria, se puso él mismo a trabajar: todo un detalle en un ministro. Cuando allá por 2010 Hervé Falciani pasó la lista de defraudadores a la Hacienda pública, Cristóbal Montoro alegó ante la curiosidad de periodistas y profanos que la Ley de Protección de Datos impedía dar a conocer su filiación. Eso sí, en el Congreso contaba que “hay artistas o partidos políticos que no están al día con sus obligaciones fiscales”.

  • Los desnudos integrales no tienen por qué ser de cuello para abajo sino de cuello para arriba. Es la manera de confesar su absoluta indefensión ante la nube de periodistas que cubren el Consejo de ministros los viernes, en el que Soraya Sáenz de Santamaría ha mostrado su alma de ninfa al diablo con micrófonos, defendiendo que es un ser humano bajo su gesto ensayado ante los asesores de imagen.

  • El gobierno actual y el partido mayoritario en la oposición han recopilado en su buen hacer las 10 reglas básicas para sobrevivir negando la mayor; citamos a continuación aquéllas de las que han hecho gala a lo largo de toda la legislatura para convertir la Morrocracia en el nuevo Bipartidismo del siglo XXI:

  • La había visto más veces pero quedé prendado de ella con aquellas fotos en las que decía “cómeme”, con el pelo revuelto y la boca entreabierta, enseñándome sus piernas; yo acudí presto a dejarme trenzar en sus brazos y permití que anudara con sus sugerentes pies el cabo que me ataría a ella durante años. Cuando me acerqué a besarla, noté que su lengua se desenrollaba como la de los lagartos de la serie “V”. La empujé aterrado y me saqué rápidamente de la lengua la papeleta del PP; Mariano Rajoy la nombraría vicepresidenta del Gobierno a por representar tan artísticamente el ADN del partido: las apariencias engañan y la realidad no es como la pintan. 

  • Mediante este sencillo test de actualidad, le proponemos someterse a una batería de preguntas  para evaluar su nivel  de conocimiento de la corrupción del país; para considerarse informado en corrupción política, responda correctamente al 80% de las cuestiones.

  • Querida Ángela:

    Quiero que conozcas de primera mano el  gobierno que he presentado y contarte un par de “cosillas”. Sé que no te gusta demorar las cosas, pero he tenido que tirar de un amigo para formar gobierno y no le he localizado antes. No creas que me ha gustado ir rezagado, pero en España, si dices las cosas como son, que tú eres mujer de soltarlo, no me votan. He estado preocupado por cómo adelantar mi investidura a la investigación a mi partido porque celebrarla en Soto del Real no es tradición. España, mi querida Ángela, es un país de tradiciones. 

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Más información