.

Juana Rivas está en mi casa

Juana Rivas está en mi casa

  La última  vez que vi a mi madre con mi padre mis pies recorrían el pasillo de arriba abajo. Los gritos de mi padre  se confundían con los gritos de mi madre, que acabó metida en la cocina,...

La RGI como instrumento de supervivencia

La RGI como instrumento de supervivencia

Begoña Arnaldes Alonso. Con una semana de huelga de hambre a sus espaldas, perceptores de la Renta de Garantía de Ingresos y colectivos sociales continuarán en la carpa situada en La Naja “para...

El cura te bendice

El cura te bendice

Nunca ha estado la Iglesia católica a la cabeza de la vanguardia, ni siquiera cuando los conciertos de órgano de sus centros de reunión de fieles eran reproducciones y no con organista en directo....

Begoña y Mikel siguen en Grecia

Begoña y Mikel siguen en Grecia

Para protestar contra las cotas de acogimiento de refugiados y las políticas de inmigración gubernamentales, Begoña Huarte y Mikel Zuloaga se desplazaron hasta Grecia con la intención de traer...

Renta básica, poder popular 

Renta básica, poder popular 

Begoña Arnaldes Alonso, Círculo de Sopela La renta básica siembra su germen en una sociedad que aún no está preparada para asimilarla, a pesar de que el terreno de abono se nutre de su propio...

Solo Mariano

Solo Mariano

Querida Ángela: Quiero que conozcas de primera mano el  gobierno que he presentado y contarte un par de “cosillas”. Sé que no te gusta demorar las cosas, pero he tenido que tirar de un amigo para...

La cocina de Soraya

La cocina de Soraya

Los desnudos integrales no tienen por qué ser de cuello para abajo sino de cuello para arriba. Es la manera de confesar su absoluta indefensión ante la nube de periodistas que cubren el Consejo de...

juana_rivas
Compartir en Menéame

 

La última  vez que vi a mi madre con mi padre mis pies recorrían el pasillo de arriba abajo. Los gritos de mi padre  se confundían con los gritos de mi madre, que acabó metida en la cocina, sentada en una silla, su único apoyo para soportar el mundo que se le venía encima: ¡mi padre está furioso! Lo sé porque a mí también me ha faltado ese apoyo y lo he buscado debajo de la cama, donde nadie me ve pero yo les intuyo; sin atreverme a respirar para que mi madre no se dé cuenta de que estoy tirado en el suelo cogiendo frío.

Pero mi madre sabe en todo momento dónde estoy yo porque cuando a voz en grito mi padre dice que mi hermano y yo nos quedaremos con él, me llama su furia gritando algo parecido a mi nombre. Mi madre me saca de debajo de la cama tirando de un brazo.

Hoy he conseguido quedarme quieto más tiempo que nunca. He dado muchas vueltas alrededor de mí mismo para ver a mi madre y a mi padre muchas veces. Cierro los ojos y todavía les veo cuando mi madre se ha marchado dejándonos solos a mi padre y a mí. Me he quedado quieto pegado a la cortina de la ventana, viéndolos todavía. Llamo a mi padre. No viene. Me doy cuenta de que me he quedado solo y siento terror; miedo a darme la vuelta y que me devore cualquier terror infantil. De repente, entra mi madre; oye mis lloros y viene hacia mí. Mi madre siempre sabe dónde estoy yo y cómo estoy. Mi madre es Juana Rivas. Y mi hermano y yo estamos con ella. 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Más información