.

Vuelta al Antiguo Régimen con la prisión permanente revisable

Vuelta al Antiguo Régimen con la prisión permanente revisable

Más dolorosa si cabe que la violencia de género en sus diversas manifestaciones es la utilización de las víctimas. El corte liberal del gobierno de M.Rajoy, que aprovechó la alarma social que...

Estable Arrimadas

Estable Arrimadas

Begoña Arnaldes Alonso. Inés Arrimadas dispara con bala. La fácil operación matemática que cualquiera puede poner en práctica, sumar los parlamentarios resultantes de las elecciones catalanas,...

El transcurso del tiempo para Felipe VI

El transcurso del tiempo para Felipe VI

Navidad con elecciones al Parlamento catalán en un día laborable;¡ todo un hito histórico en nuestro país! El discurso de Felipe VI dobló en audiencia al de pasadas ediciones, fue moderado y acabó...

Juana Rivas está en mi casa

Juana Rivas está en mi casa

  La última  vez que vi a mi madre con mi padre mis pies recorrían el pasillo de arriba abajo. Los gritos de mi padre  se confundían con los gritos de mi madre, que acabó metida en la cocina,...

El cura te bendice

El cura te bendice

Nunca ha estado la Iglesia católica a la cabeza de la vanguardia, ni siquiera cuando los conciertos de órgano de sus centros de reunión de fieles eran reproducciones y no con organista en directo....

Begoña y Mikel siguen en Grecia

Begoña y Mikel siguen en Grecia

Para protestar contra las cotas de acogimiento de refugiados y las políticas de inmigración gubernamentales, Begoña Huarte y Mikel Zuloaga se desplazaron hasta Grecia con la intención de traer...

Renta básica, poder popular 

Renta básica, poder popular 

Begoña Arnaldes Alonso, Círculo de Sopela La renta básica siembra su germen en una sociedad que aún no está preparada para asimilarla, a pesar de que el terreno de abono se nutre de su propio...

justicia_ciega
Compartir en Menéame

Sorprende cómo Ciudadanos ha defendido su apoyo al PP alegando que “mantiene una fe”, que en este caso sí es ciega, a que cumpla los acuerdos contra la corrupción cuyo compromiso le otorgó la investidura a Mariano Rajoy o cómo la Audiencia Nacional deja a Blesa y Rato en libertad sin fianza. Va a ser 2017 el año en que la Justicia va a pegar un buen repaso a la clase política, de la misma manera que el anterior fue el de las citas electorales. Es el primero consecuencia de lo segundo, ya que se juzgan todos los casos de delincuencias a lo público que en 2016, por aquello de las urnas, no era conveniente escenificar.

Desfilan por la Audiencia Nacional imputados, perdón, investigados por la Justicia, de toda suerte de denominaciones de origen: Gürtel, Bárcenas, tarjetas black, Nóos, Palau, el 9N catalán…con este panorama resurge la profesión de abogado en tertulias marginando la de politólogo, que fue la más demandada el año pasado. En los medios de comunicación les siguen raperos a todo ritmo, tuiteros sin fronteras y maltratadas; de cara a la población conforman grupos de perfil bajo tanto en la televisión como en parte de la geografía peninsular.

No veo yo salir a la calle, salvo honrosas excepciones, a gente defendiendo la libertad de expresión, ni forma parte de las conversaciones  de bar la última condena de nueve  meses al desgraciado que le propinó una paliza a su expareja delante de una cámara. No importa la indefensión particular que produce un caso como estos en aplicación de la Ley Mordaza  o las ridículas condenas a los agresores  de mujeres; importa que los que ostentan cargo se vayan de rositas una vez se sientan en el banquillo. Y no tenemos en cuenta que, aunque algunos creamos que son iguales que el resto de la población, en realidad el cargo, sea presidente, duque o infanta, juega con cartas marcadas ante la Justicia retrasando juicios o nombrando fiscales afines en el Supremo, para que les cuadren las cuentas y pasen en prisión el tiempo justo de hacer un lavado de cara, limpiar su imagen y asistir a la boda de la hija de Aznar, como es el caso de Emilio Botín. Y nosotros somos tan tontos que conversamos utilizando el lenguaje procesal pronunciando términos como prevaricación, cohecho, recurso ante el Supremo, medidas cautelares,…en vez de defender lo nuestro. Ya no hay ni desahucios. Lo dejaron todo atado y bien atado, como dijo alguno hace tiempo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Más información