.

Vuelta al Antiguo Régimen con la prisión permanente revisable

Vuelta al Antiguo Régimen con la prisión permanente revisable

Más dolorosa si cabe que la violencia de género en sus diversas manifestaciones es la utilización de las víctimas. El corte liberal del gobierno de M.Rajoy, que aprovechó la alarma social que...

Estable Arrimadas

Estable Arrimadas

Begoña Arnaldes Alonso. Inés Arrimadas dispara con bala. La fácil operación matemática que cualquiera puede poner en práctica, sumar los parlamentarios resultantes de las elecciones catalanas,...

El transcurso del tiempo para Felipe VI

El transcurso del tiempo para Felipe VI

Navidad con elecciones al Parlamento catalán en un día laborable;¡ todo un hito histórico en nuestro país! El discurso de Felipe VI dobló en audiencia al de pasadas ediciones, fue moderado y acabó...

Juana Rivas está en mi casa

Juana Rivas está en mi casa

  La última  vez que vi a mi madre con mi padre mis pies recorrían el pasillo de arriba abajo. Los gritos de mi padre  se confundían con los gritos de mi madre, que acabó metida en la cocina,...

El cura te bendice

El cura te bendice

Nunca ha estado la Iglesia católica a la cabeza de la vanguardia, ni siquiera cuando los conciertos de órgano de sus centros de reunión de fieles eran reproducciones y no con organista en directo....

Begoña y Mikel siguen en Grecia

Begoña y Mikel siguen en Grecia

Para protestar contra las cotas de acogimiento de refugiados y las políticas de inmigración gubernamentales, Begoña Huarte y Mikel Zuloaga se desplazaron hasta Grecia con la intención de traer...

Renta básica, poder popular 

Renta básica, poder popular 

Begoña Arnaldes Alonso, Círculo de Sopela La renta básica siembra su germen en una sociedad que aún no está preparada para asimilarla, a pesar de que el terreno de abono se nutre de su propio...

Compartir en Menéame

2014 ha empezado con mal pie. La culpa la tiene una compañía de móviles que ha pactado con los musulmanes desestabilizar aún más la política egipcia, colaborando en pergeñar atentados terroristas. Y lo ha hecho muy bien, porque en vez de emplear el dinero que factura al cliente en contratar gente que se autoinmole, ha diseñado una campaña publicitaria para televisión donde la inductora es una marioneta que, a través del móvil, lanza mensajes encriptados a los televidentes conminándoles a destruir al enemigo infiel


Ya nos habían dicho que la tarifa de conexión a Internet es en España la más cara de Europa, pero pensábamos que los beneficios, no es raro creerlo, iban a parar a los bolsillos de los directivos;  resulta que no, que las luces del árbol son bombas y que las ramas representan los cuatro dedos, símbolo del triunfo terrorista contra los acampados en El Cairo y eso, queridos telespectadores, cuesta mucho dinero.
Si esto hubiera ocurrido en España, nuestro ministro de Justicia Alberto Ruíz-Gallardón habría sabido cómo solucionar la papeleta a golpe de Ley Mordaza, es decir, le habría metido un puro a la compañía por colaboración con banda armada y a la marioneta otro por alteración del orden público. Y para muestra un botón: en España las marionetas solo se han mostrado reivindicativas en temas sociales y sin pasarse mucho; léase el caso de la presunta homosexualidad de Epi y Blas o los Teletubbies, pero ahora con Rouco pasarían a ser un problema político, ya que el adoctrinamiento empieza desde la más tierna infancia y un muñeco morado y con bolso no puede ser una fémina sino un personaje despreciable que pierde aceite. Mención aparte merecen las feministas de Femen, secuela de Peppa Pig, la muy cerda, que se cuelan ante las cámaras luciendo lorzas y mala leche porque no les gusta que manejen su vida; seguramente si hubieran detectado el problema a tiempo la cerdita con criterio propio y educada en valores como la tolerancia y el respeto no se les habría ido de las manos, pero eso ocurrió en la época de Zapatero y ya se sabe… Otra cosa es Barrio Sésamo, pero ellos están más por la sociabilidad y con el tema de las redes sociales, al tiempo. Aquí se estila otro tipo de marioneta, la que está con el poder establecido y hace gracia porque se cae muchas veces y se prodiga poco, que lo poco gusta y lo mucho aburre. Cuando sale, nadie piensa que el árbol de Navidad amenace con bombas racimo; pero tiene más vida propia de la que le atribuyen porque cuando habla de esperanza y justicia los televidentes saben que no está pensando en su familia.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Más información